Screen-Shot-2015-09-01-at-12.27.51-PM

Trabajo de la artista Unskilledworker. Fuente: Instagram @unskilledworker

Estos últimos días he estado en búsqueda del concepto de la “belleza” tratando de definirla con imágenes para una campaña de moda. Lo cual me hizo entrar en conflicto conmigo misma de una manera que no esperaba. Creo que a veces puedo ser profunda, intensa, hermenéutica y analítica jajaja (sí me lees lo sabes) entonces dedique la mayor parte de mis días en buscarla (y sigo).

Algo que comprendí es que el concepto de belleza tiene un significado totalmente diferente para todos. Unos pueden encontrar belleza en las cosas más abstractas y extrañas del mundo. Otros encuentran la belleza en lugares comunes, y rebuscados pensando que ese concepto de “belleza” impuesto por la sociedad es la verdad absoluta.

La típica mujer deseada por el hombre: chichis, mini cintura, el trasero de Kim Kardashian por ejemplo. O las fotos de instagram que publican algunas bloggers. Súper predecibles como diciendo”look at me” yo con mi comida perfecta y maquillaje perfecto… mmmm estéticamente agradable y antojable quizás pero ya no se siente real. Ya es algo prefabricado.

Cómo proyectar la belleza real, la belleza no meramente estética, esa belleza imperfecta y desproporcionada. Sin caer en clichés y campañas de la belleza real. No offense las amo (y más las de DOVE)  pero creo que ya estamos más allá de la modelo plus size, la modelo hermosa con vitiligo, y el modelo albino y el modelo trans…  Me encanta y estoy a favor de una industria incluyente y nuevos tipos de belleza. Pero no todo es funcional siempre.

Viendo el trabajo de varias personas en la industria y su constante búsqueda de “LA belleza” me vengo encontrando un tipo de belleza a la que el diseñador define como “rare beauty”.

“Rare beauty”.. me puse a investigar y me di cuenta que para comprender la belleza se necesita verla en uno mismo.

No basta en tener un “ojo educado” para seleccionar imágenes y realizar la mejor curaduría.

Bill Cunningham santo patrono de la fotografía de street style del mundo mundial, no descanso jamás en dejar de buscarla en las calles.

Es vivirlo, sentirlo, y tocarlo. Es probarlo, olerlo y asociarlo con algo para poder entender el concepto. Navegue horas y horas en blogs, Pinterest en revistas y demás medios.

Por un instante caí en lugares comunes y se veía reflejado en los resultados de las búsquedas. Veía en imágenes a todas estas bloggers, influencers y celebridades sintiendo que quizás ese algo que las hacía especiales y su estilo de vida podía definirlas como mi respuesta a “Rare beauty”. Veía estas vidas tan perfectas. “Mujeres líderes” sentía que quizás iba por ahí pero no del todo. Solo veía lo que me vendían. Ropa cara, mucho dinero, muchas cirugías (no todas), el mejor restaurante y sonrisas prefabricadas. Eran “it girls..” quién no quiere ser como ellas?! … y me di cuenta que no hacían match con el concepto. Que no eran Rare Beauties, simplemente eran mujeres “normales” con caras bonitas y mucho poder adquisitivo en su mayoría. No me aportaban mucho contenido de calidad o algo valioso que pudiera cambiar mi vida y decir: no mames el sentido de la belleza recae en alguien como TÚ!!! EPIC FAIL

Fue solo Iris Apfel quien me hizo salir del molde. Iris y yo tenemos nuestra historia jajaja ella es una ave rara como yo. Y después Man Repeller, quien es como es punto.

Así que seguí buscando, viendo la frustración del diseñador. Ya que lugares comunes era lo que menos buscaba y luego entendí por que. Realmente tenía que vivir la marca. Realmente tenía que pensar como marca, como “Rare beauty”. Y tenía razón esa definición no podía enseñarse tenía que digerirla yo misma.

¿Cómo puedo definir a esa mujer que es una “Rare Beauty”?, ¿Cómo vive la vida?….

Mi mente buscaba definirla por su manera de ser y sus actividades. Ella es impredecible! Ella es hermosa sin saber que lo es. Ella destaca de las demás por como piensa, por como se mueve, por como habla de las cosas que ama. Por como día tras día lucha por ser la mejor versión de ella misma. Ella baila y no le importa que digan de ella. Ella es segura, ella es inteligente… con un pequeño grado de perversión pero es única. Ella sale de fiesta, ella toma gins y va con la persona que le gusta sin pensarlo dos veces jajaja ella no es la chica común que conoces en una fiesta. Ella simplemente es. Ella usa lipstick rojo y lee libros en cafeterías random. Va a exposiciones de arte y es una persona culta ahhh y le gusta explorar el mundo.

“Es una cabrona” dijo el diseñador.. WOW pensé.

Si supongo que muchas cosas en mi definiciones las buscaba en mi misma. Pero iban también acorde a las suyas.

Al final me di cuenta que soy única. Que soy una “Rare beauty” también. Que ese tipo de belleza es el que busco en mi vida y que uno tiene que ser real consigo misma. Que no todo tiene que ser perfecto siempre. Que no soy perfecta y eso está bien.

Rare Beauty es la belleza imperfecta. Es ver lo que los demás no ven o que tienen miedo a ver. O quizás no comprenden.

Rare Beauty… ella no es el típico diamante Tiffany. Ella es una piedra preciosa que no está perfectamente cortada y manejada con cuidado. Ella es un cuarzo. Ella brilla por si misma. Ella es salvaje y tosca pero es bella.

No soy Crème Brûlée soy gelatina. Ahora teniendo más claro el concepto y después de comprenderlo es como puedo aterrizarlo en una campaña.

FIN